Para Adultos

adultos
La práctica de natación en adultos y adultos mayores se divide entre…

  1. Aquellos que no han tenido aún la oportunidad de aprender a nadar o han tenido experiencias poco felices en su infancia.
  2. Aquellos que tienen un experiencia rica en el agua, pero desean perfeccionar su estilo para nadar más y mejor.

 

Para ambos grupos, la práctica de este deporte implica variados beneficios

– Una mejora en la calidad de vida, al realizar una actividad físico-deportiva destinando tiempo para sí mismos.

– Un incremento en la resistencia cardio-respiratoria y muscular.

– Un momento de cada clase dedicado a la relajación.

– La posibilidad de comenzar a aprender o seguir aprendiendo aún en la edad adulta.

– Contención y respeto por las experiencias de cada persona en relación al medio acuático.

 

Organización de la actividad

– Grupos reducidos acorde al nivel.

– Profesores especializados en el área.

– Natatorio en óptimas condiciones con guardavidas y servicio médico.

– Materiales de estimulación específicos.